Enigmas Antárticos: el mapa de Piri Reis

0
3895

En el año 1929, durante la renovación del Museo del Palacio Topkapi Sarayi de Estambul, el director de los museos nacionales turcos Hlil Edem, encontró el mapa Piri Reis.

El famoso mapa, de piel de gacela de Piri Reis, pintado en el año 1535, representaba el océano Atlántico con una parte de las costas americanas, africanas y del antártico. Su nombre fue tomado de un almirante turco a través del cual llegaron a Europa. El mapa, que según se dice provendrían de la destruida Biblioteca de Alejandría, muestran las costas de América, la Antártida y los polos si no estuviesen cubiertos de hielo, pero lo más enigmático es su precisión geográfica solo comparables con las fotos generadas por satélites. En el mapa existe el grabado de un extraño animal ¡Una llama andina! ¿De dónde proviene realmente el mapa?

Según otras tradiciones, el mapa, junto con otros más, habrían sido entregados al cuidado de monjes del Tíbet por los señores del polo norte, la raza Aria divina antes de que se refugiara en la tierra interior, desde donde irradiarían su magnífico poder, poder que mantendría el equilibrio geomántico de la tierra. Este magnífico poder, repetido en cientos de mitos y leyendas, interesó a una serie de sociedades, que por medios metafísicos, intentaron despertar, siendo su estudio la piedra angular en la formación de órdenes como la de Thule, Golden Dawn, la sociedad teosófica y otras de principios del siglo XX. También existen extraños registros que señalan a la orden del temple como poseedora de mapas de “extrañas tierras” más allá de las columnas de Hércules (España-Portugal), lugar al que habrían escapado gran cantidad de ellos en una flota desde Francia el siglo XIII, es destacable señalar la similitud de la ropa de los dioses con los uniformes templarios, así como el culto a la cruz difundido por toda la América prehispánica.

Como hemos comentado, los mapas de Piri Reis presentan una precisión geológica comparable a la visión de los registros fotográficos generados por satélites, así mismo, son extrañamente precisos en la constitución de los continentes americano, variaciones geológicas, detalles sobre constitución de simbologías climáticas y descripción del continente Ártico.

El 6 de julio de 1960, el teniente coronel de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, Harold Z. Ohlmeyer, escribió la siguiente carta a Charles H. Hapgood , académico norteamericano conocido por su teoría de los cambios de posiciones de los Polos: “Estimado profesor Hapgood: Su solicitud de que esta organización analizara ciertos rasgos insólitos del mapamundi de Piri Reis de 1513 ha sido atendida. Su afirmación de que la parte inferior del mapa representa la Costa de la Princesa Marta de la Tierra de la Reina Maud en la Antártida y la península de Palmer es razonable. Entendemos que ésta es la interpretación más lógica y probablemente más verosímil del mapa. El detalle geográfico que figura en la parte inferior del mapa coincide de modo asombroso con los resultados del perfil sísmico que fue trazado en la parte superior de la capa helada por la expedición sueco-británica a la Antártida en 1949. Ello indica que se había trazado el mapa de la costa antes de que quedara cubierta por la capa de hielo. La capa de hielo en esta región presenta en la actualidad un espesor de aproximadamente 1,6 kilómetros.”

No tenemos ni idea de cómo pueden conciliarse los datos de este mapa con el supuesto nivel de conocimientos geográficos en 1513. La carta del teniente coronel Ohlmeyer constituyó todo un bombazo. Si se trazó el mapa de la Tierra de la Reina Maud antes de que quedara cubierta de hielo, la cartografía original debió de realizarse hace, como mínimo, varios milenios. Las pruebas recientes más sólidas indican que la Tierra de la Reina Maud, y las regiones vecinas que figuran en el mapa, se mantuvieron desprovistas de hielo durante un largo período, que posiblemente no finalizó hasta hace unos doce mil años. Lo que nos trasladaría alrededor del 10.000 a.C., más o menos la época en que se produjo el supuesto hundimiento de la Atlántida.

En los años 1938 y 39 una expedición alemana “Schwabenland“, penetraron en línea recta en dirección al mismo polo Sur, partiendo del “gran muro helado” que supone la enorme barrera de hielos de un iceberg de kilómetros. Los pilotos sobrevolaron en varios de sus diversos viajes de exploración una región cercana al polo, en pleno corazón antártico, lo que encontraron era una zona sin rastro de hielos y poblada de lagos. El informe de la expedición” Schwabenland” fue acogido con muchísima sorpresa: ¿Una zona sin hielos y con lagos dentro de la inmensidad helada, casi en el mismo polo?

En el año 1947 otra expedición al mando del almirante Byrd, , bautizó el lugar con el nombre tan sugestivo de “Jardín de la tierra de la Reina María”.  (Leer El diario secreto del almirante Byrd). Los aviadores sobrevolaron sistemáticamente el misterioso rincón y observaron con detenimiento las colinas cubiertas de coníferas, las manchas de musgo, diseminadas por doquier, y 23 lagos de diferentes tamaños. Los hidroaviones se posaron sobre las aguas de los tres lagos mayores, los cuales, desde las alturas, aparecían coloreados de verde, rojo o azul. No hacía frío, sino más bien lo contrario. El fondo estaba cubierto por espesas alfombras de algas microscópicas, que eran las que proporcionaban los bellos reflejos coloreados. ¿Aguas tibias en pleno polo sur, entre miles de kilómetros de hielos espesísimos?

Cuando la expedición de Byrd hizo públicas sus investigaciones, se planteó el estudio de las causas de aquel microclima tan peculiar. Y hubo hipótesis para conformar a todos. Unos achacaron el fenómeno a restos de vulcanismo. Otros dijeron que las temperaturas cálidas eran producto de la radiactividad. Recordad que la zona es de acceso restringido…

Próximamente hablaremos del sorprendente hallazgo encontrado por científicos rusos: la inquietante anomalía magnética del lago Vostok en la Antártida…

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar una respuesta