Cráneos extraterrestres en Rusia

0
2986

En el verano de 2015, cerca del monte Elbrús, unos cazadores de tesoros encontraron un maletín de la Ahnenerbe con dos cráneos de extraña procedencia que podrían tener un origen extraterrestre. El maletín pertenecía presumiblemente a un soldado de la división Edelweiss. También se hallaron un anillo y un uniforme nazi. Igor Ogai presidente de la oficina regional de la Sociedad Geográfica Rusa en la República de Adigueya, confirmó el hallazgo.

La Ahnenerbe, un organismo dentro de las SS, se dedicada al estudio de las ciencias ocultas y las fuerzas sobrenaturales, investigaban todo lo misterioso y desconocido que había en el mundo, realizaron expediciones al Tíbet, la Antártida y el Cáucaso, y buscaron contactos con ovnis para recibir el secreto del poder absoluto.

craneos-rusia-3

Según los investigadores, lo más probable es que los miembros de las SS estuvieran interesados en los enigmas de los dólmenes antiguos y en las causas de la elevada radiactividad natural en la región del cañón Kishinski. El supuesto interés de los nazis en los dólmenes, era por considerarlos “construcciones de los atlantes prehistóricos” y “la entrada a mundos paralelos”. Todavía hoy en día se sigue hablando de sucesos poco comunes en la zona. Recientemente se habló en la prensa local del desenterramiento de esqueletos de tres metros, pertenecientes a una raza humana desconocida en el cañón Borjomi de Georgia. Los investigadores también han hallado un mapa alemán del territorio de Adigueya, realizado en 1941, y se han quedado sorprendidos por la precisión y lo completo que es.

Recientemente, Ígor Ogai ha aportado nuevos datos sobre el descubrimiento. Explica que el hallazgo consta de varios cráneos sin mandíbulas, huesos frontales y nucas de unos seres “parecidos a extraterrestres” y ha detallado que mostró imágenes del osario a diversos científicos, pero no le ofrecieron “ninguna explicación clara”, con lo cual “hay que seguir investigando”.

craneos-rusia-2

Hace aproximadamente dos años, un grupo de espeleólogos llevó al etnógrafo Vladímir Melikov dos extraños cráneos con cuernos que, según afirmaban, habían sido encontrados en una cueva del monte Bolshói Tjach. Parecían restos de animales fosilizados. Pero cuando comenzó a examinar en detalle los hallazgos se le puso la piel de gallina.

“Observen el orificio redondo de un dedo de grosor en la parte inferior de la cabeza”, dice Melikov, mostrando uno de los cráneos. “Es la base de la columna vertebral. Y su posición indica que esta criatura se movía sobre dos patas. Otro detalle extraño es la ausencia de bóveda craneal y mandíbulas. En lugar de boca, hay varios orificios distribuidos en forma de círculo. Las cuencas de los ojos son inusualmente grandes, y de ellas se separan dos excrecencias en forma de cuernos. Sin embargo, los huesos faciales son planos, como en los homínidos”.

Todo un misterio que espero algún día alguien lo pueda aclarar. Aquí os dejo el vídeo:

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar una respuesta